El ministro ruso de Relaciones Exteriores rechazó el martes las críticas del gobierno holandés y de la Unión Europea sobre una propuesta de ley que busca declarar ilegal la "propaganda homosexual".

En respuesta a aseveraciones de Holanda de que la iniciativa de ley podría ser contraria a los compromisos internacionales de Rusia, el ministro Sergei Lavrov dijo que no existen tales obligaciones para Moscú.

"No tenemos un compromiso individual internacional o común europeo para permitir propaganda de la homosexualidad", enfatizó.

La cámara baja del Parlamento ruso votó el 25 de enero a favor de una iniciativa de ley que sanciona con hasta 16.000 dólares los actos públicos y la diseminación de información a menores de edad sobre la comunidad de lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgénero. La iniciativa aún requiere la aprobación final del Parlamento y del presidente.

Lavrov habló en una conferencia de prensa conjunta con el ministro de Relaciones Exteriores holandés Frans Timmermans, quien el 1 de febrero instó a Rusia a no promulgar esa iniciativa y dijo que hablaría sobre el asunto con Lavrov.

"La discriminación contra los homosexuales es inaceptable. Los derechos de los homosexuales son derechos humanos y Rusia debe apegarse a sus obligaciones internacionales", dijo Timmermans, al exhortar al Parlamento ruso que no apruebe la propuesta.

En la conferencia de prensa, Timmermans agregó que él y la jefa de política exterior de la Unión Europea Catherine Ashton creen que tal legislación "podría infringir derechos fundamentales".