La bolsa española comenzaba la sesión con un fortísimo descenso del 3,61 % que situaba su principal indicador, el IBEX 35, por debajo de 8.000 puntos, afectado por el resultado de las elecciones italianas.