La ONU instó hoy a Kenia a incrementar sus esfuerzos para evitar que se produzcan nuevos desplazamientos internos forzados en el país tras las elecciones que se celebraran el próximo 4 de marzo.

"Insto a las autoridades de Kenia a reforzar las medidas para evitar el desplazamiento e intensificar la preparación y los esfuerzos de coordinación ante posibles emergencias", dijo hoy Chaloka Beyani, relator especial de la ONU sobre derechos de las personas internamente desplazadas.

Medidas que, según el relator, son esenciales para "salvar vidas y garantizar la seguridad y la dignidad de los posibles desplazados internos".

El relator recordó que tras las últimas elecciones celebradas en diciembre de 2007, murieron en los dos meses siguientes 1.300 personas y 300.000 fueron desplazados de sus hogares.

En diciembre de 2012 el gobierno de Kenia adoptó una nueva legislación que establece que todo desplazamiento forzoso como resultado de la violencia instigada políticamente está prohibido y constituye un delito.

El próximo 4 de marzo Kenia celebrará elecciones presidenciales, parlamentarias, senatoriales, a gobernadores regionales y para elegir a los representantes locales.