El Gobierno británico pedirá a un juez que autorice mantener en secreto información sobre el exespía ruso Alexander Litvinenko, fallecido en 2006, durante la investigación judicial que empezará el próximo 1 de mayo, informa hoy la BBC.

Litvinenko murió en un hospital británico en noviembre de 2006 tras ser envenenado con una dosis radiactiva de polonio 210 en un hotel de Londres, donde se había reunido con sus antiguos contactos en el espionaje ruso Andrei Lugovoi y Dmitry Kovtun.

Según revela hoy la cadena BBC, las autoridades británicas solicitarán a un magistrado que mantenga en secreto información sensible en virtud del llamado certificado de Inmunidad de Interés Público (PII, siglas en inglés), utilizado en situaciones en que está en juego la seguridad nacional del país.

Sin embargo, se espera que los abogados de la viuda de Litvinenko, Marina, y varios medios de comunicación manifiesten su oposición a que la información no llegue a ser revelada durante la investigación, destinada a esclarecer las circunstancias de la muerte del espía, agrega la BBC.

El juez Robert Owen, que estará a cargo de esta pesquisa, ya había indicado meses atrás que estudiaría si el Estado ruso fue responsable de la muerte de Litvinenko.

Moscú ya ha negado cualquier participación en la muerte del exagente, cuyo caso causó una gran conmoción y llevó al Reino Unido a solicitar a Rusia la entrega de Lugovoi para poder ser interrogado en Londres, lo que ha sido rechazado por las autoridades rusas.