El ministro brasileño de Justicia, José Eduardo Cardozo, instó hoy a las víctimas de tráfico de personas a interponer denuncias para agilizar la lucha contra ese delito al lanzar el segundo plan del Ejecutivo para combatir ese tipo de crímenes.

"Necesitamos concienciar a la sociedad brasileña de que la información tiene que llegar al poder público porque sin esa información no podemos abrir investigaciones, no podemos penalizar a los que practican ese tipo de violencia contra seres humanos", precisó Cardozo, citado por la estatal Agencia Brasil.

Además, dijo que pedirá a la Presidencia del Congreso celeridad en la evaluación de los proyectos de ley que amplían la tipificación de delitos relacionados con el tráfico de personas.

El II Plan Nacional de Combate al Tráfico de Personas abarca el periodo comprendido entre 2013 y 2016 y tiene como objetivos la formación de profesionales, la creación de puestos de atención en ciudades fronterizas y la aprobación de proyectos de ley que permitan el embargo de bienes de los culpables de esos delitos, entre otros.

Durante una rueda de prensa, el ministro explicó que actualmente el código penal brasileño tipifica como delito el tráfico de personas dirigido a la explotación sexual y que el nuevo plan tiene la intención de proponer leyes más amplias.

Cardozo puntualizó en la actualidad el tráfico de seres humanos abarca un espectro más amplio que la prostitución.

"La idea es modificar la ley, para que podamos obtener una ampliación de la tipificación", apostilló.