El Comité de Finanzas del Senado de Estados Unidos prevé votar hoy la nominación de Jack Lew como próximo secretario del Tesoro, en un momento en que la Administración Obama centra su atención en el crecimiento económico y la salud fiscal del país.

Lew, exjefe de Gabinete de la Casa Blanca durante el primer mandato del presidente Barack Obama, afrontó críticas de algunos líderes republicanos por una inversión suya de 100.000 dólares en un fondo de alto riesgo en las Islas Caimán, y por su gestión en Citigroup entre 2007 y 2009, pero la mayoría de los expertos prevé su pronta confirmación.

Su nombramiento como sucesor de Tim Geithner -quien dejó el cargo el mes pasado- requerirá un voto de confirmación en el pleno del Senado.

Una fuente demócrata del Senado, que pidió el anonimato, dijo a Efe que, si el voto de hoy no encuentra trabas, "lo más probable" es que el pleno de la Cámara Alta realice el voto definitivo mañana mismo.

Una vez confirmado como secretario del Tesoro, Lew será uno de los principales asesores económicos de Obama, y además jugará un papel clave en las negociaciones para una eventual reforma tributaria.

Lew, de 57 años, comenzó a curtirse en Washington como asesor del entonces presidente de la Cámara de Representantes, el demócrata Thomas P. O'Neill, durante las negociaciones presupuestarias con la Administración de Ronald Reagan en los años 80.

Esas negociaciones buscaban mantener solventes los programas de Seguridad Social y de Medicare, un programa de asistencia pública a jubilados, ancianos, y discapacitados, pese a los recortes de impuestos de la Administración Reagan.

Lew podría verse en una situación similar ya que, en su segundo mandato, Obama ha prometido recortar el gasto público, tal como exigen los republicanos en el Congreso, sin poner en peligro los programas de sanidad y de pensiones.

Tras la salida de Geithner, el "número dos" en el Departamento del Tesoro, Neal Wolin, ha estado al frente de esa agencia federal de forma interina.

Lew tiene casi tres décadas de experiencia en el manejo de presupuestos y, según sus partidarios, eso le ayudará a impulsar los esfuerzos de la Casa Blanca por la recuperación económica y la salud fiscal del país.

Según la cadena televisiva NBC, que cita fuentes anónimas, Lew se deshizo de la inversión de 100.000 dólares en un fondo de alto riesgo en las Islas Caimán cuando fue confirmado como director de la Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB) bajo la Administración Obama en 2010.

Algunos líderes republicanos del Senado también cuestionaron el papel de Lew en las negociaciones sobre los masivos recortes al gasto público, por unos 85.000 millones de dólares, que entrarían en vigor este viernes próximo si el Congreso no logra un nuevo acuerdo fiscal.

Pero el domingo pasado, el presidente del Comité, el senador demócrata por Montana, Max Baucus, afirmó que, durante su reciente audiencia de confirmación, Lew había contestado todas las preguntas de los senadores "de forma plena y transparente".