El manager de Cuba Víctor Mesa manifestó su confianza en el nivel de sus peloteros para alcanzar la final del Clásico Mundial de Béisbol, a pesar de las dos derrotas sufridas en cuatro juegos de preparación en Asia.

"Vamos bien. Todos se encuentran en perfecto estado", dijo Mesa al cibersitio Jit. "Ellos hacen sus tareas y están listos para lo que se avecina".

"Nuestro propósito es llegar a San Francisco", añadió sobre la sede en Estados Unidos donde se dirimirá la fase final de la tercera edición del Clásico.

El manager cubano no le dio mayor importancia a los resultados en los últimos amistosos. El equipo superó 5-3 a Australia y 20-11 a Taiwán, pero encajó reveses 6-5 ante Taiwán y 5-0 contra Holanda.

"Se trata de un período de preparación donde probamos a los peloteros. Ese es el objetivo de estos topes", señaló Mesa.

El manager habló con Jit desde la ciudad japonesa de Osaka, donde Cuba jugará otro par de fogueos previo a su debut en el Clásico este sábado frente a Brasil.

Dijo que en el entrenamiento se puso "énfasis" en el bateo y en jugadas de "bateo y corrido", según Jit.

En un resumen de la actuación cubana en los cuatro amistosos, el diario Granma destacó que el elenco "se desbordó la ofensiva, al menos en average, no tanto en productividad". Pero lamentó que "el pitcheo no enseñó credenciales salvo escasas excepciones".

A la ofensiva, Alfredo Despaigne batea para .385 con cinco cuadrangulares. Alexei Bell, Yasmani Tomas, Yulieski Gourriel y Frederich Cepeda también se ha destacado.

En la lomita, Ismel Jiménez, anunciado como abridor frente a Brasil, ostenta 6.14 como promedio de efectividad y una derrota en dos salidas.

Cuba integra el Grupo A, que se jugará en Fukuoka. China y el anfitrión Japón completan la llave.

En la primera edición del Clásico, Cuba perdió la final frente a Japón, y en la siguiente quedó en el quinto lugar del torneo.