Una gran explosión remeció la capital de Siria, informaron vecinos de Damasco y la televisión estatal el lunes.

A la explosión siguió el tableteo de armas pesadas, causando pánico en la capital, donde un coche bomba el jueves pasado causó al menos 53 muertes en las cercanías de la sede del partido gobernante Baath.

En principio no estaba claro cuál era el blanco de la explosión y si había víctimas.