Una mujer de 76 años, acusada de matar a su hija recién nacida hace más de medio siglo, cumplirá 45 días de prisión y 10 años en libertad condicional según un acuerdo de sentencia aprobado el lunes.

Ruby Klokow fue acusada de asesinato en segundo grado en la muerte de su hija de 6 meses, Jaeneen, en 1957, cuando su hijo, James Klokow Jr., reveló en 2008 historias horribles de abuso infantil.

El fiscal Joe De Cecco citó la edad avanzada y los problemas de salud de Klokow como factores en el acuerdo aprobado por la jueza de distrito del Condado Sheboygan, Angela Sutkiewicz. De Cecco dijo que si se hubiera procesado a Klokow, podría haber sido declarada inocente y salir libre. Un jurado no podía declararla culpable de una acusación menor, como homicidio involuntario, debido a las leyes de prescripción.

Después de la muerte de Jaeneen en 1957 no se presentó ninguna acusación. Ruby Klokow declaró a la policía que la bebé se había caído de un sofá mientras ella atendía a James, que estaba llorando. La autopsia concluyó que Jaeneen había sufrido dos hemorragias cerebrales, tenía un pulmón parcialmente colapsado y tenía tres lesiones en el cuero cabelludo.

En una audiencia preliminar cinco décadas después, un patólogo forense que revisó los documentos del caso, declaró bajo juramento que la severidad de las lesiones no era coherente con la explicación de Klokow.

Según una denuncia penal, Klokow reconoció haber causado la muerte de su hija.