La gran afluencia de público en la primera jornada del Mobile World Congress (MWC), que se celebra en la ciudad de Barcelona (noreste), hace prever que este evento superará las previsiones de 70.000 visitantes cuando concluya el próximo jueves.

"Se están superando las perspectivas de afluencia de público y parece que se van a superar fácilmente los 70.000 asistentes" en este congreso mundial de móviles, afirmó hoy el titular del departamento de Empresa y Ocupación del gobierno autónomo de Cataluña (noreste de España), Felip Puig.

Desde primera hora, el recinto de Gran Vía de Fira de Barcelona y sus alrededores son un hervidero de profesionales que asisten a este salón.

El MWC ocupa los ocho pabellones del recinto ferial y todos ellos han registrado hoy una gran afluencia de visitantes, lo que lleva a pensar a la organización que se batirá el récord de 67.000 visitantes de 205 países de la anterior edición.

Puig destacó que las más de mil compañías participantes, principalmente pymes, tienen una gran oportunidad de hacer negocio en el MWC.

Por otra parte, consideró que pese al actual contexto de crisis económica en España, el MWC supone "una gran noticia" tanto para Barcelona, que hasta el año 2018 ostentará el título de Capital Mundial del Móvil, como para el conjunto de Cataluña, que se beneficiará del impacto económico de este evento organizado por la asociación de la industria del móvil GSMA.

Pero el impacto positivo de este evento no se limitará a estos cuatro días del Congreso, ya que Barcelona se ha convertido en "la capital del mundo en materia tecnológica de móviles", lo que atraerá más negocio e inversiones a la ciudad a lo largo del año, señaló Puig. EFE