El ministro francés del Presupuesto, Jérôme Cahuzac, señaló hoy que el año próximo su país tendrá que hacer esfuerzos suplementarios, bien con más impuestos, bien con una mayor reducción del gasto público, para cumplir con el objetivo "imperativo" del déficit.

Cahuzac, en una entrevista con la emisora de radio "Europe 1", explicó que habrá que encontrar entre 5.000 y 6.000 millones de euros para compensar una serie de impuestos que se deben recaudar en 2013 pero no está previsto repetirlos en 2014.

Reconoció que el país afronta "dos años difíciles, 2013 y 2014" para poder alcanzar en ese último ejercicio un déficit del 3 % del Producto Interior Bruto (PIB).

Inicialmente, esa meta del 3 % del PIB se debía lograr en 2013 pero ante el deterioro de la situación económica, París ha pedido a la Comisión Europea un retraso de un año.

Según las estimaciones del Ejecutivo comunitario, Francia acabará este año con un déficit del 3,7 % del PIB y, con las políticas conocidas, los números rojos incluso aumentarían al 3,9 % en 2014.

El titular del Presupuesto justificó el "esfuerzo muy concentrado" en el ajuste no porque "lo impongan desde el exterior, desde Bruselas, desde la Comisión Europea, sino por una cuestión de soberanía nacional. No depender de los mercados es recuperar la soberanía nacional, alienada estos últimos años".

Igualmente reiteró que su país mantiene el propósito de llegar al "déficit cero" en 2017, y que su Gobierno conserva el compromiso de "una inflexión del la curva del paro", que lleva más de un año consecutivo incrementándose mes tras mes, antes de que finalice 2013.