El presidente de Armenia, Serge Sargsián, fue reelegido con el 58,64 % de los votos, según datos definitivos del escrutinio de las elecciones celebradas el pasado 18 de febrero ofrecidos hoy por la Comisión Electoral Central (CEC).

De acuerdo con las cifras de la CEC, en segundo lugar se situó el candidato opositor y ex ministro de Asuntos Exteriores Raffi Ovannisián, con el 36,74 % de los votos.

Los otros cinco aspirantes a la jefatura del Estado obtuvieron entre el 0,24 y el 2,15 %.

La participación en los comicios se situó en el 60,18 % del censo electoral, constituido por algo más de 2,5 millones de personas en el pequeño Estado caucasiano.

Según la Constitución de esta exrepública soviética, el presidente es elegido para un periodo de cinco años y puede ser reelegido una sola vez, por lo que Sargsián, en el poder desde 2008, no podrá presentarse a la reelección dentro de cinco años.

Varios miles de opositores se congregaron la víspera en un mitin no autorizado, convocado por Ovannisián, en el centro de la capital armenia para denunciar fraude electoral.

El exministro de Asuntos Exteriores anunció que su partidarios se manifestarían en todas la ciudades de país y convocó para el próximo día 28 a un gran mitin en Ereván, que sí cuenta con el permiso de las autoridades.

El político opositor ha recibido el respaldo del expresidente Levón Ter-Petrosián, el primer jefe de Estado de la Armenia postsoviética.

"Los resultado son muy claros. Serge Sargsián no fue elegido: su votación es fraudulenta. Ganó Raffi Ovannisián. Esta es una realidad de la que no tengo ninguna duda", declaró Ter-Petrosián este sábado.