La administración del estadio Maracaná, el templo más emblemático del fútbol brasileño y que será palco de la final del Mundial de 2014 tras haberlo sido de la del 1950, será concedida a la iniciativa privada en una concurso previsto para el 11 de abril, anunciaron hoy fuentes oficiales.

Las empresas privadas interesadas en administrar el complejo deportivo del Maracaná, que incluye tanto el histórico estadio como el gimnasio Maracanazinho y otros escenarios deportivos, tendrán que presentar su propuestas el 11 de abril y ese mismo día será anunciado el vencedor, según el edicto publicado hoy por la gobernación de Río de Janeiro en su diario oficial.

De acuerdo con el edicto, la firma que se adjudique los derechos de administrar el Maracaná lo hará en el régimen de asociación público-privada, previsto cuando una empresa recibe una remuneración periódica del Estado para prestar un servicio y cumplir metas preestablecidas.

El anuncio supone un viraje con respecto al proceso de privatización previsto en el proyecto de edicto divulgado en octubre pasado y por el que el vencedor de la licitación asumiría la administración del Maracaná, sin coparticipación del Estado, y pagaría un valor por la concesión y un alquiler anual.

Por las reglas anteriores, además de comprometerse a mantener y reformar el estadio, el concesionario tendría que pagarle al gobierno regional un arriendo anual mínimo 7 millones de reales (unos 3,5 millones de dólares).

Las reglas nuevas prevén una asociación a partir de este mismo año y que el gobierno regional le pague al concesionario por sus servicios.

La gobernación de Río de Janeiro, propietaria del Maracaná, invirtió 775 millones de reales (unos 387,5 millones de dólares) en la reforma del famoso estadio para adecuarlo a las exigencias del Mundial que Brasil organizará en 2014.

El gobierno regional, sin embargo, optó por conceder los derechos a administrar y operar el legendario estadio a una empresa privada para que la misma se responsabilice por su mantenimiento y por otras obras aún necesarias.

El edicto publicado hoy instituyó una Comisión Especial de Licitación que será responsable por el concurso y que será presidida por un alto funcionario de la secretaría de la Casa Civil de la gobernación.

Según las normas del concurso, el Maracaná tan solo podrá ser usado hasta mediados de 2013 para los eventos previstos por la Copa Confederaciones y a mediados de 2014 exclusivamente para el Mundial de Brasil, por lo que la FIFA será la responsable del estadio en ambos períodos.

Los vencedores del concurso tampoco podrán usar el estadio a su antojo cuando Río de Janeiro organice los Juegos Olímpicos de 2016.

Las nuevas reglas de la concesión fueron divulgadas en momentos en que las obras de reforma del Maracaná están concluidas en un 87 por ciento y en que se inició el proceso de montaje de la lona que le servirá de cobertura al estadio.

El gobierno prevé que las obras serán concluidas antes del 24 de mayo, cuando el estadio será entregado a la FIFA, y que el nuevo estadio podrá ser reinaugurado el 2 de junio con un amistoso entre las selecciones de Brasil e Inglaterra.