El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), institución de fomento del Gobierno brasileño, informó hoy que en 2012 obtuvo un beneficio neto de 8.200 millones de reales (unos 4.100 millones de dólares), un 9,6 % inferior al de 2011.

La entidad atribuyó la caída de las ganancias principalmente al hecho de que el año pasado tuvo que reservar 320 millones de reales (unos 120 millones de dólares) como provisión por riesgo de crédito debido al aumento de los préstamos, mientras que en 2011 recuperó créditos que eran dudosos por 881 millones de reales (unos 440 millones de dólares).

Según el BNDES, la mayor contribución para el beneficio el año pasado fue el resultado de sus operaciones con crédito para inversiones de las empresas brasileñas.

Las ganancias con las operaciones de crédito de la institución sumaron el año pasado 9.500 millones de reales (unos 4.750 millones de dólares), un 26 % más que en 2011.

"Ese resultado, en un escenario de reducción de intereses promovido por el BNDES en 2012, evidencia la buena gestión de la cartera y es conducente con los esfuerzos del Gobierno para estimular la inversión productiva y con las nuevas condiciones del mercado de crédito, más amplio y competitivo", según un comunicado de la institución.

El banco de fomento desembolsó el año pasado préstamos por un récord de 156.000 millones de reales (unos 78.000 millones de dólares) para financiar 990.000 operaciones de 261.000 empresas y personas.

La tasa de impago del banco cayó en diciembre pasado al 0,06 %, por debajo del 0,14 % del mismo mes de 2011 y la menor en la historia de la institución.

"Pese a la incertidumbre en los mercados financieros y de capitales, la mora en el sistema BNDES se mantuvo en un nivel reducido, lo que refleja la robustez de su cartera de crédito", informó el banco.

Según el comunicado, los activos totales de la entidad sumaban 715.500 millones de reales (unos 357.750 millones de dólares) a finales de 2012, con un crecimiento del 14,5 % con respecto a diciembre de 2011.

Además de financiar las inversiones del Gobierno brasileño en obras de infraestructura y las inversiones de las empresas en proyectos productivos, el BNDES es el principal otorgante de créditos para obras de integración con otros países latinoamericanos.