Telefónica Brasil, subsidiaria de la española Telefónica, que opera en el país con la marca Vivo, informó hoy que en 2012 obtuvo un beneficio neto de 4.452,2 millones de reales (unos 2.226,1 millones de dólares), con un crecimiento del 2,1 % frente al consolidado de 2011.

El beneficio en el cuarto trimestre del año pasado sumó 1.474,3 millones de reales (unos 737,15 millones de dólares), un 0,8 % superior al del tercer trimestre y un 57,5 % mayor que el del mismo período de 2011.

Los ingresos líquidos de la compañía el año pasado sumaron 33.931,4 millones de reales (unos 16.965,7 millones de dólares), con un crecimiento del 2,3 % con respecto a los de 2011.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) llegó a 12.705,4 millones de reales (unos 6.352,7 millones de dólares) el año pasado, lo que supone un aumento del 5,6 % frente a 2011.

El Ebitda del cuatro trimestre fue de 3.854 millones de reales (unos 1.927 millones de dólares), un 16,5 % más que en el mismo período de 2011 y del 32,4 % en comparación con el tercer trimestre de 2012.

"Tuvimos un año importante de realizaciones, como la integración de las marcas Telefónica y Vivo, la inauguración del Data Center de Tamboré (estado de Sao Paulo) y la adquisición del bloque más importante de la subasta de concesiones para 4G", afirmó el presidente de Telefónica Brasil, Antonio Carlos Valente, citado en un comunicado de la firma.

Telefónica Brasil nació en el primer semestre de 2011 luego de que el grupo español adquiriera el control de Vivo, operadora de telefonía móvil que antes compartía con Portugal Telecom, y de que integrara las acciones de Vivo con las de la operadora de telefonía fija Telesp.

Según el balance divulgado hoy, Telefónica concluyó 2012 con 91,1 millones de clientes (76,1 millones de telefonía móvil y 15 millones de telefonía fija, internet por banda ancha y televisión por suscripción), lo que significa un incremento del 4,9 % frente a diciembre de 2011.

El número de clientes de telefonía móvil creció un 6,4 % frente a los 71,6 millones de finales de 2011, pero la participación de la empresa en el mercado brasileño de telefonía móvil bajó en el periodo del 29,54 % al 29,08 %.

Telefónica, sin embargo, se mantuvo como líder en el mercado brasileño de telefonía móvil.

Las inversiones de la compañía en 2012 sumaron 6.177 millones de reales (unos 3.058,5 millones de dólares), incluyendo los 1.050 millones de reales (unos 525 millones de dólares) destinados a la adquisición de las licencias para operar telefonía móvil de cuarta generación (4G).

La inversión del año pasado superó en un 6,55 % la de 2011, que fue de 5.741 millones de reales (unos 2.870,5 millones de dólares).

Telefónica Brasil terminó 2012 con una deuda bruta de 7.967,2 millones de reales (unos 3.983,6 millones de dólares), un 28,42 % superior a la del periodo comparado, y que equivale al 17,8 % de su patrimonio neto.