El gobierno sirio está dispuesto a conversar con la oposición armada que busca derrocar el régimen del presidente Bashar Assad, anunció el canciller el lunes.

Walid al-Moallem, que viajó a Moscú para debatir la guerra civil siria con funcionarios rusos, no dijo si los rebeldes debían deponer las armas antes de que su gobierno accediera a negociar con ellos.

De todos modos es la primera vez que un alto funcionario sirio afirma públicamente que el gobierno podría reunirse con los combatientes de la oposición.

"Estamos listos para un diálogo con quienquiera esté dispuesto a dialogar", dijo al-Moallem. "Aun con aquellos que portan armas. Confiamos en que las reformas sobrevendrán por medio del diálogo y no con derramamiento de sangre".

El conflicto sirio que lleva 23 meses ha dejado más de 70.000 muertos y ha destruido muchas ciudades. Rusia, estrecho aliado de Assad, se ofreció el miércoles como mediador junto con la Liga Arabe entre los rebeldes y el gobierno sirio.

La propuesta — que el Kremlin difícilmente habría difundido públicamente sin asegurarse primero el asentimiento de Damasco — sugirió que el régimen podría alentar la idea de un acuerdo mientras se esfuerza por resistir en los territorios que controla y recuperar el terreno perdido ante los rebeldes.

Antes de la reunión con al-Moallem el lunes, Lavrov reiteró su llamamiento a Damasco a negociar con la oposición por considerar que la situación en Siria se encuentra en una encrucijada. También advirtió que la intensificación de la lucha podría desembocar en "la desintegración del estado sirio".

Las anteriores ofertas de conversaciones con la oposición han incluido varias condiciones, como ser que los rebeldes depongan las armas. Esas propuestas han sido rechazadas tanto por los combatientes como por los activistas en el exterior.

La perspectiva de negociar con la oposición armada se dificulta por las divisiones entre quienes luchan para derribar el régimen; hay docenas de brigadas y grupos de oposición sin ningún comando unificado.

El jefe de un grupo, el general Salim Idriss, del Ejército Sirio Libre, dijo que estaba "dispuesto a participar en un diálogo con marcos específicos", pero después impuso varias condiciones que el régimen ha rechazado de plano en el pasado.

"Debe haber una decisión clara sobre la renuncia del jefe de la banda criminal Bashar Assad y un juicio a quienes participaron en la matanza del pueblo sirio", dijo Idriss a Al-Arabiya TV.

______

Lucas reportó desde Beirut. La periodista de Associated Press Zeina Karam en Beirut contribuyó a este informe.