Los analistas del mercado prevén que Brasil crecerá un 3,10 por ciento en 2013, por encima del 3,08 por ciento proyectado hace una semana, según un sondeo divulgado hoy por el Banco Central.

La proyección de los economistas de los bancos para el crecimiento del producto interior bruto (PIB) en 2014, por su parte, fue reducida desde el 3,65 por ciento hace una semana hasta el 3,60 por ciento en el nuevo sondeo.

Las nuevas previsiones constan en el Boletín Focus, una encuesta realizada semanalmente por el organismo emisor entre los economistas de un centenar de instituciones financieras.

Pese a que los analistas son menos optimistas que el Gobierno, que prevé un crecimiento del 4,0 por ciento para este año, las proyecciones indican que la economía brasileña comenzará a reaccionar en 2013 tras la desaceleración que sufrió en los dos últimos años como consecuencia de la crisis internacional.

Tras haber registrado una expansión del 7,5 por ciento en 2010, el crecimiento de la economía brasileña sólo fue del 2,7 por ciento en 2011 y, según las últimas proyecciones, no debe superar el 1,0 por ciento en 2012.

En cuanto a la inflación de este año, los analistas redujeron ligeramente su previsión desde el 5,70 por ciento calculado hace una semana hasta el 5,69 por ciento en el nuevo sondeo.

Es la segunda semana consecutiva en que la proyección para el índice de precios es reducida.

Para 2014, los economistas prevén una inflación del 5,50 por ciento, proyección que ha permanecido inalterada en las últimas 15 semanas.

En ambos años, la inflación se ubicará por debajo de la de 2012 (5,84 por ciento).

Esas previsiones indican que la inflación tanto este año como el próximo estará por encima del centro de la meta del Gobierno, del 4,5 por ciento anual, aunque dentro del margen de tolerancia, que es de 2 puntos porcentuales, lo que permite que el índice llegue hasta el 6,5 por ciento.