El Valladolid puso fin a una racha de cuatro partidos sin victoria tras vencer 2-1 el domingo al Rayo Vallecano en cancha de éste por la 25ta fecha de la liga española.

Jordi Amat marcó goles a los 71 y 72 minutos para el equipo local, pero el primero fue en contra. Manucho (80) consiguió el de la victoria para el Valladolid, que subió provisionalmente al undécimo lugar de la tabla de posiciones.

El Rayo, tras perder la pasada fecha contra el Real Madrid, cedió su primer cotejo de local en las últimas cinco ocasiones y sigue fuera de los puestos que permiten acudir a torneos europeos.

Barcelona y Madrid remontaron el sábado al vencer 2-1 al Sevilla y Deportivo La Coruña, respectivamente.

Los azulgranas siguen encabezando la clasificación con 68 puntos, mientras que el Madrid es tercero con 52. El Atlético de Madrid, segundo, recibe en la tarde al Espanyol, y posteriormente la jornada se completa con los cotejos Celta de Vigo-Granada y Betis-Málaga.

Atascado en el mediocampo por las numerosas bajas, tan sólo agarrado al desborde de Daniel Larsson, el Valladolid apenas trazó jugadas de mérito en el arranque, dominado por el Rayo, que contó con un tiro libre ajustado de Francisco Medina "Piti" y encerró en su área al equipo de Miroslav Djukic.

Pero los últimos minutos previos al descanso fueron de los visitantes, con hasta tres ocasiones claras para el Valladolid: un latigazo alto de Omar Ramos, un disparo de Alberto Bueno atajado por Rubén Martínez y un zapatazo al travesaño de Lluís Sastre.

La tónica se acentuó en la segunda mitad, en que Ramos volvió a rozar el gol con un remate mordido al lateral de la red, y finalmente el Rayo forzó una doble intervención del venezolano Daniel Hernández a zurdazo del argentino Franco Vázquez y derechazo de Roberto Triguero "Tito".

En apenas un minuto Amat protagonizó lo peor y mejor de su repertorio: primero marcó en contra en un malentendido con el arquero y luego rectificó con un golazo de altura al batir a Hernández desde el mediocampo.

Pero el central nada pudo hacer en el error de su compañero Jesús Gálvez, quien perdió un balón ante Alberto Bueno, asistente de lujo para Manucho al contragolpe.

Raúl Tamudo, ingresado de suplente y debutante en el campeonato, pudo empatar por el Rayo en última instancia, pero Hernández dio una muestra de enormes reflejos al atajar su cabezazo.