El papa Benedicto XVI ofreció el domingo la última bendición dominical de su pontificado desde la ventana de su despacho frente a la Plaza de San Pedro, donde decenas de miles de personas le aplaudieron.

Benedicto XVI dijo que a pesar de que el jueves dejará el papado — el primer papa en 600 años en hacerlo — no está "abandonando la Iglesia".