Rebeldes sirios usaron tanques capturados para lanzar una nueva ofensiva sobre un complejo de edificios que alberga una academia de policía cerca de la ciudad de Alepo, donde se enfrentaron el domingo con tropas del gobierno que protegen la estratégica instalación.

Las fuerzas armadas respondieron con ataques aéreos para defender el complejo, que también alberga a diversas unidades militares menores a cargo de proteger la academia de policía.

Los rebeldes han acumulado varias victorias en las últimas semanas, especialmente en la región noreste, donde está Alepo.

La captura del complejo cerca de la ciudad sería otro golpe al régimen, que en semanas recientes perdió el control de instalaciones estratégicas en el noreste, como una hidroeléctrica, un importante campo petrolero y dos bases del ejército a lo largo de la carretera que conecta a Alepo con el aeropuerto, al este.

Los insurgentes también han ingresado hacia el interior de Damasco, lo que constituye un duro desafío para el presidente Bashar Assad en el corazón de su poder.

Rami Abdul-Rahman, director del Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que los rebeldes llevan meses intentando tomar el complejo al oeste de Alepo en el suburbio de Khan al-Asal.

Desde hace semanas los insurgentes también tratan de capturar el Aeropuerto Internacional de Alepo.

El domingo no hubo información de combates por el control de esa instalación. Pero se han librado enfrentamientos alrededor de un tramo de carretera que el ejército ha estado utilizando para transportar efectivos y suministros a una base militar dentro del complejo del aeropuerto.

Las fuerzas de Assad están en un impasse con los rebeldes en Alepo desde julio, cuando la ciudad se convirtió en un frente importante de la guerra civil.

Meses de fuertes combates callejeros han dejado en ruinas vecindarios completos de la urbe, dividida entre zonas controladas por el régimen y otras dominadas por los rebeldes.

Fuerzas del gobierno dispararon el viernes tres misiles contra la zona controlada por los insurgentes en el este de Alepo, donde dañaron varios edificios y dejaron 37 muertos, según el Observatorio, que añadió que el golpe aparentemente fue con misiles tierra-tierra.

Un ataque similar el martes en otro vecindario empobrecido de Alepo causó por lo menos 33 muertos, casi la mitad de ellos niños.

Un alto líder de la oposición siria dijo el domingo que su grupo ha suspendido la participación en reuniones con los países occidentales que lo respaldan y sus aliados árabes debido a su indiferencia ante los ataques del régimen contra el pueblo sirio en Alepo y otras ciudades.

"Assad ha llegado a una etapa de verdadero genocidio en medio del silencio árabe y repudiamos eso", dijo George Sabra, vicepresidente de la Coalición Nacional Siria, en declaraciones a los periodistas en El Cairo luego de entrevistarse con Nabil Elaraby, jefe de la Liga Arabe.

___

El periodista de The Associated Press Ryan Lucas contribuyó con este despacho.