El primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Salam Fayad, pidió hoy investigar las "verdaderas circunstancias" de la muerte del preso palestino Arafat Yaradat, fallecido ayer en una prisión israelí.

El deceso de Yaradat, de 30 años de edad, se produjo a consecuencia de un paro cardíaco tras no superar los intentos de reanimación que se le practicaron en el centro penitenciario de Megido, según las autoridades israelíes.

El jefe del Gobierno palestino afirma en un comunicado difundido hoy que "la Ocupación (Israel) no puede quedar exenta de responsabilidad en la muerte del prisionero Yaradat y las verdaderas razones tras su martirio (eufemismo para muerte) deben ser dadas a conocer inmediatamente".

Fayad, con jurisdicción en Cisjordania pues la franja de Gaza se encuentra bajo el gobierno del grupo islamista Hamás, dijo que Israel es responsable del fallecimiento del recluso, "especialmente desde el momento en que ocurrió bajo condiciones de detención, en una prisión de la ocupación dentro de Israel, lo que es una clara violación de la IV Convención de Ginebra".

El primer ministro palestino exhortó a la comunidad internacional a que intervenga con urgencia a fin de obligar a Israel a respetar el derecho internacional y resolver la cuestión de los prisioneros, en especial la de los enfermos y aquellos que se encuentran en huelga de hambre.

La organización israelí Betselem, que defiende los derechos humanos en los territorios ocupados palestinos, urgió a que la investigación anunciada ayer por las autoridades israelíes, comprenda todas las circunstancias de la muerte del preso y no sólo el comportamiento de los responsables de su bienestar.

"La investigación debe abarcar el trato del detenido durante su interrogatorio, el procedimiento seguido por los servicios de seguridad interior (Shabak) y los médicos que lo examinaron", apuntó la ONG.

El ministro para los Prisioneros de la ANP, Isa Qaraqe, indicó ayer que el preso era natural del pueblo de Sair, cerca de Hebrón. Responsabilizó asimismo al Gobierno israelí de su muerte y demandó una investigación "inmediata".

Según el ministro, Yaradat fue detenido hace tres meses y no participaba en la huelga de hambre que llevan a cabo actualmente algunos presos palestinos.