El ministro británico de Empresas, Vince Cable, opinó hoy que no hay motivos para pensar que la rebaja de Moody's de la nota sobre la deuda soberana del Reino Unido pueda tener un impacto en la economía del país.

En declaraciones hoy a la BBC, el político liberaldemócrata consideró "mayoritariamente simbólica" la medida adoptada el pasado viernes por la agencia estadounidense de calificación de riesgo de despojar al Gobierno británico de su triple A y rebajar su nota a Aa1 por primera vez en más de 30 años.

"En cuanto a la economía real, no hay razones por las que la rebaja debería tener ningún impacto... Estas cosas no afectan necesariamente a la economía real sino que reflejan el hecho de que atravesamos un momento muy complicado", razonó Cable.

El titular de empresas británico recordó el "historial bastante malo" que, según él, tienen las agencias de calificación de riesgos a la hora de hacer previsiones económicas y corporativas y puso como ejemplos a EEUU y Francia, países que han sobrevivido a rebajas similares de sus respectivas notas en el pasado.

La rebaja de Moody's es "mayoritariamente simbólica", recalcó Cable, que subrayó, en cambio, los "signos positivos" que hay actualmente en la economía nacional como el crecimiento del empleo y de las exportaciones.

Si bien el ministro reconoció que los intentos del Gobierno para reducir el déficit del país a la vez que impulsa el crecimiento económico están siendo "complicados", también admitió que esas medidas están "funcionando lentamente".

Después de que Moody's anunciara el pasado viernes la rebaja de la triple A británica, el Partido Laborista, el principal grupo opositor al Ejecutivo de David Cameron, consideró que la medida suponía una "humillación" para la coalición de tories y liberaldemócratas.

La agencia estadounidense hizo esa rebaja al argumentar que las expectativas de crecimiento del Gobierno británico continúan siendo flojas de cara a los próximos años y entre sus razones incluyó los "desafíos" significativos que afronta este Ejecutivo en su programa de reducción de la deuda.