Desde el 1 de marzo los fumadores en Chile verán nuevamente restringidos los lugares donde pueden fumar, que incluirán las galerías de los estadios, las discotecas y restaurantes que no tengan espacios libres sin techos ni muros.

Otros lugares prohibidos que se incluyeron en la nueva ley son los aeropuertos, teatros, supermercados, universidades y centros comerciales.

La norma abarca todo espacio cerrado de acceso público o comercial como los bares, discotecas, casinos y restaurantes, salvo que tengan terrazas entre un par de muros y toldos por techo.

Los únicos lugares sin restricciones son los parques y plazas, que no abundan en este país, y se puede fumar en la calle.

Respecto de los estadios, el ministro de Salud Jaime Mañalich, cara pública de la arremetida contra los fumadores, explicó que sólo se podrá fumar en ciertas áreas, que en el caso del Estadio Nacional de Santiago, con capacidad superior a las 50.000 personas, esa área comprende un 12% del recinto.

Los responsables de los locales en que se prohibirá fumar deberán exigirle al consumidor que deje el cigarrillo. Si no son obedecidos, podrán llamar a la policía.

Los infractores de la ley podrán ser sancionados con una multa equivalente a 170 dólares que se duplicará en caso de reincidencia.

Otros países de la región donde existen legislaciones antitabaco, no todas tan estrictas, son Uruguay, Brasil, México, Venezuela y Argentina.