La producción austríaca "Amour", del realizador Michael Haneke, ganó hoy como estaba previsto la estatuilla a la mejor película de habla no inglesa, un premio al que también optaba la cinta chilena "No" de Pablo Larraín, en la 85 edición de los Óscar de la Academia de Hollywood.