El yerno del Rey de España, Iñaki Urdangarin, declaró hoy ante el juez que instruye el "caso Nóos" de corrupción que la Casa del Rey "no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades" que desarrollaba esa entidad supuestamente sin ánimo de lucro que presidió el duque de Palma.

Así se expresó Urdangarin en una declaración leída ante el juez instructor del caso, José Castro, antes de someterse a sus preguntas, y a cuyo contenido tuvo acceso Efe.

Mientras declaraba, unas 300 personas se manifestaban fuera en contra de la Monarquía y a favor de la República.

En esta declaración, el esposo de la infanta Cristina afirmó que la Casa del Rey le recomendó que dejara de realizar dichas actividades -en referencia a sus contratos presuntamente irregulares con administraciones públicas- porque no las consideraba adecuadas para su estatus institucional, y que él así lo hizo.

Urdangarin se refirió a los correos electrónicos entregados recientemente al juez Castro por su exsocio en Nóos, Diego Torres -también imputado en el caso-, con los que intentó vincular a la institución de la Corona en este caso.

"Quiero declarar que, como consecuencia de la entrega y difusión de determinados correos y documentación presuntamente relacionados con este procedimiento, se ha producido en las últimas semanas un desplazamiento del foco de esta instrucción, de los hechos propiamente dichos hacia un proceso público al pretendido papel de la Casa Real en los mismos", señaló Urdangarin al comenzar su lectura.

"A este respecto, declaro que la Casa de Su Majestad el Rey no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades que yo desarrollaba en el Instituto Noós", agregó el Duque de Palma.

Urdangarin aseguró que "por el contrario", cuando la Casa del Rey tuvo conocimiento de las informaciones que apuntaban a supuestas irregularidades en sus actividades, se le pidió que las abandonara.

El caso Nóos investiga el presunto desvío de millones de euros de fondos públicos de los gobiernos regionales de Baleares y Valencia a esa entidad que dirigían Urdangarin y Torres.

Hoy también está citado a declarar en el mismo caso Carlos García Revenga, secretario personal de las hijas del Rey, Cristina y Elena, quien fue tesorero del Instituto Nóos.

Mientras declaraba el yerno del Rey, unas 300 personas se manifestaban gritando diversos eslóganes contra de Urdangarin y la Monarquía, y en favor de la República, y exigiendo "justicia para todos".

Los manifestantes estaban convocados por varias organizaciones de tendencia republicana e independentista, y expresaron su apoyo al juez instructor Castro.