El presidente de Francia, François Hollande, anunció hoy que prevé solicitar un etiquetaje obligatorio de la carne incluida en los platos preparados, ante el escándalo de la carne de caballo encontrada en platos precocinados y etiquetados como vacuno.

Hollande se pronunció durante la inauguración de la quincuagésima edición del Salón de Agricultura, al que acude por primera vez como jefe de Estado.

"Voy a apoyar con el ministro de Agricultura y con los ministros afectados todas las iniciativas que sean tomadas de cara a las gestiones de etiquetaje", indicó ante los medios congregados en esa feria, que se clausura el próximo 3 de marzo.

El presidente aludió al "fraude" conocido desde principios de mes y que se ha extendido a varios países europeos "porque no había etiquetaje", y expresó su intención de que se acabe precisando de manera "obligatoria" el origen de la carne con la que se preparan los platos precocinados.

Se trata, según precisó, de conseguir que "el consumidor pueda estar informado de la procedencia de los productos que consume, y principalmente de la carne".

El salón, ubicado en el palacio de exposiciones de la Puerta de Versalles de la capital francesa, ocupa siete pabellones y reúne a cerca de un millar de expositores procedentes de 22 países, así como a unos 4.000 animales.

Hollande llegó a esas instalaciones cerca de las 06.00 GMT para desayunar allí con representantes sindicales, y aunque su visita oficial está previsto que finalice a mediodía, los medios recuerdan que el año pasado, todavía como candidato presidencial, permaneció en ese salón unas once horas, por lo que es probable que prolongue su estancia.