Corea del Sur criticó hoy duramente a Japón por enviar a un alto cargo del Gobierno a una ceremonia en la que reivindicaba la soberanía de las islas Dokdo/Takeshima, gobernadas por Seúl pero reclamadas por Tokio.

El Gobierno surcoreano calificó la presencia gubernamental nipona en el acto que celebra el "Día de Takeshima" (como se denominan las islas en Japón) como "injustificable" y convocó a un consejero de la Embajada de Japón en Seúl, mientras que Tokio calificó la protesta de "inaceptable".

Seúl "ha instado enérgicamente a Japón una vez más a abolir sus ordenanzas acerca de la designación del día de Dokdo (la denominación de las islas en Corea del Sur) y detener inmediatamente sus injustificadas pretensiones territoriales" sobre los islotes, indicó el Ministerio de Exteriores surcoreano en un comunicado.

La prefectura japonesa de Shimane, que reclama la propiedad administrativa de los islotes, organiza cada 22 de febrero diversos eventos con motivo del Día de Takeshima, en el que este año despachó de forma excepcional a un enviado especial, Aiko Shimajiri, secretario del Gabinete en el Parlamento nipón.

Seúl expresó su "profundo pesar" y su "más enérgica protesta" por el "injustificable" envío de un funcionario del Gobierno japonés, al que instó a mostrar "una voluntad sincera hacia el desarrollo bilateral de las relaciones bilaterales".

En las calles de Corea del Sur también se han observado reacciones al Día de Takeshima en forma de concentraciones ciudadanas para protestar contra las pretensiones japonesas.

La crisis diplomática entre Corea del Sur y Japón por la disputa sobre las Dokdo/Takeshima se recrudeció el pasado agosto, cuando un viaje sin precedentes del presidente surcoreano, Lee Myung-bak, a los islotes generó una dura respuesta del Gobierno nipón seguida de fuertes discrepancias entre ambos.

Denominado Dokdo por ambas Coreas y Takeshima por Japón, este pequeño archipiélago de cerca de 0,2 kilómetros cuadrados formado por dos islotes y 35 rocas está habitado tan solo por tres ciudadanos surcoreanos y protegido por un destacamento de la guardia costera de Seúl desde 1954.