El secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, confió hoy en que el Congreso de su país logre un acuerdo para evitar los recortes automáticos del gasto que podrían entrar en vigor en marzo y advirtió de que permitirlos sería un acto "vergonzoso" e "irresponsable".

Panetta, que sigue al frente del Pentágono a la espera de la confirmación de su sucesor, insistió a demócratas y republicanos para que alcancen un pacto que no disminuya dramáticamente los fondos de la Defensa.

Debido a una decisión del Congreso adoptada en agosto de 2011, si el Congreso y la Casa Blanca no se ponen de acuerdo sobre recortes específicos destinados a reducir el déficit presupuestario, el 1 de marzo entrarán en vigor recortes automáticos del gasto, la mitad de los cuales en el presupuesto destinado a Defensa.

Se estima que el Departamento tendría que reducir los 46.000 millones de dólares en gasto y 35.000 millones de dólares en fondos operativos para las Fuerzas Armadas.

Según Panetta, esos recortes impactarían no sólo en la capacidad de reacción estadounidense, sino también en la de la OTAN.

Al mismo tiempo, el secretario de Defensa volvió a llamar a los socios europeos de la Alianza a aumentar su inversión militar para garantizar que la organización puede cumplir con su cometido.

Panetta insistió en que los recortes "están poniendo en riesgo nuestra capacidad", en línea con los mensajes que ha venido trasladando en los últimos meses el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, a los socios.