La economía de Francia permanecerá prácticamente estancada en 2013, con una evolución del PIB del 0,1 %, y crecerá un 1,2 % en 2014, mientras que la de Alemania aumentará el 0,5 % y el 2 %, respectivamente, según las previsiones económicas publicadas hoy por la Comisión Europea (CE).

Francia afronta un "crecimiento débil" durante 2013-2014, según afirma el Ejecutivo comunitario en su capítulo dedicado a este país en las previsiones macroeconómicas de la zona del euro y de la Unión Europea (UE), publicadas hoy.

El vicepresidente de la CE y responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, pidió al Ejecutivo galo "que continúe por el camino de las reformas estructurales", y dejó abierta la posibilidad de conceder a este país un retraso de su objetivo de déficit fijado para este año, al presentar en rueda de prensa las previsiones.

En caso de que se produzcan "circunstancias económicas desfavorables e inesperadas sobre las finanzas públicas, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento permite retrasar hasta 2014 el plazo para cumplir los objetivos de déficit", dijo Rehn.

Recordó también que la cifra fijada para Francia es del 3 % para el año en curso.

Las previsiones publicadas hoy apuntan a un déficit público galo del 3,7 % del PIB para 2013, siete décimas por encima del objetivo comunitario y después del 4,6 % registrado en 2012, mientras que en 2014 la cifra alcanzará el 3.9 %.

La CE decidirá si retrasa el objetivo de déficit galo en mayo, cuando se publicarán las próximas perspectivas económicas teniendo en cuenta los efectos de las reformas y los programas de estabilidad que debe presentar París, explicó Rehn.

En el caso de Alemania, Bruselas destaca que la ralentización económica se acentuó a finales de 2012, que concluyó con una progresión del Producto Interior Bruto (PIB) del 0,7 %, mientras que para este año se espera que avance un modesto 0,5 % para situarse en el 2 % en 2014.

El Ejecutivo comunitario señala que tras estancarse en el 0 % en 2012, la economía gala crecerá sólo un 0,1 % en 2013, debido principalmente a que los hogares "seguirán viendo reducidos sus ingresos disponibles por el aumento del desempleo y a la desfavorable confianza de los emprendedores", señala la Comisión.

No obstante, se espera que la actividad económica se recupere durante la segunda mitad del año gracias a un "tímido repunte" del sector externo, lo que generaría un aumento de la confianza, resultaría en "un crecimiento más robusto" para 2014, y alcanzaría el 1,2 %.

El desempleo aumentará en Francia a lo largo de 2013 y alcanzará el 10,7 % (tras el 10,5 % en 2012 y el 9,8 % 2011), ya que el estancamiento económico y la rigidez de los salarios nominales empujarán a las empresas "a centrarse en restaurar la productividad, en detrimento del empleo", según la CE.

Pese a los "esfuerzos en marcha" del Ejecutivo galo por reformar el mercado laboral, Bruselas prevé que el paro sea del 11 % en 2014.

La Comisión valora el efecto de las medidas de restricción del gasto público aplicadas a la administración estatal y al sistema sanitario para rebajar el déficit, pero añade que el débil crecimiento del PIB, "muy por debajo del potencial" de la economía gala, afectará negativamente a la consecución de la meta fijada por la UE.

Bruselas señala que Francia podría lograr un crecimiento más rápido de lo previsto "si se materializa la recuperación de la confianza en la zona del euro", pero también advierte de que la débil demanda doméstica y la "persistente pérdida de competitividad" de este país podrían retrasar aún más su recuperación.

Respecto a Alemania, la CE destaca las firmes bases fundamentales de su economía, en particular su "robusto mercado laboral y su fuerte competitividad, que junto a la mejora del entorno exterior debería permitir que su actividad económica se recupere a lo largo de este año".

No obstante los pronósticos para este año efectuados por la Comisión son inferiores a los dados a conocer en noviembre, cuando se estimó que la locomotora de la economía europea crecería en 2013 en torno al 0,8 %.

Asimismo se espera que en ese país la evolución positiva de su economía estimule la demanda interna en inversión de bienes, y recomienda que ante las favorables condiciones financieras que tiene y junto a la "disipada incertidumbre y aumento de las exportaciones", proceda a realizar esas inversiones.

En cuanto al desempleo en Alemania, la CE destaca que terminó el último ejercicio en el 5,5 % y que para 2013 crecerá hasta el 5,7 %, para caer una décima el próximo año hasta el 5,6%.