El presidente del Congreso peruano, Víctor Isla, pidió hoy a los peruanos que confíen en el Legislativo, porque sabrá estar "a la altura", en el período que comienza, apoyando al Gobierno en la lucha contra el crimen y decidiendo importantes nombramientos pendientes.

Al término de una visita a Washington, en la que se reunió con representantes del Gobierno estadounidense, del sector empresarial y de organismos interamericanos, Isla anunció su intención de reunir, en la primera semana de marzo, a todos los presidentes de las comisiones parlamentarias para impulsar una amplia agenda legislativa, incluida un proyecto de ley sobre el negacionismo.

"Esta dirección del Parlamento lo que busca es un trabajo coordinado con todas las comisiones y todos los parlamentarios, sean oficialistas o de la oposición", aseguró en una charla con periodistas durante la cual hizo balance de sus gestiones en la capital estadounidense.

"Un tema candente", explicó, "es la lucha contra la criminalidad, y tenemos la tarea pendiente de nombrar al Defensor del Pueblo, a los seis miembros del Tribunal Constitucional y a los directores del Banco Central de Reserva".

"Transmito a nuestra nación que confíen en su parlamento, porque va a estar a la altura en esta legislatura para resolver esta deuda pendiente que tenemos. Esto es un 'mea culpa' del Congreso de la República", declaró su presidente.

Preguntado si la criminalidad y el terrorismo pueden dañar el buen momento que vive la economía del Perú, Isla subrayó que el problema de la violencia "es una preocupación, pero no pone en peligro" el crecimiento y desarrollo peruanos.

"La suma de los poderes del Estado tiene que ser clara para luchar contra la criminalidad y el terrorismo; el Congreso tiene que hacer su parte y, si hay algunas normas que ajustar dentro del código penal o del código procesal para poder, tal vez en algunos casos, incrementar las penas, el Congreso estará atento", garantizó.

Según explicó en la misma charla la presidenta de la comisión de Justicia y Derechos Humanos, Marisol Pérez Tello, la proyectada ley sobre el negacionismo pretende, como han hecho algunos países europeos, sancionar la negación de los hechos más violentos.

"La política de los nuevos grupos que están iniciando la promoción del terrorismo en el Perú es negar los hechos, negar las matanzas, los asesinatos", comentó Pérez Tello.

El Gobierno peruano está, no obstante, a la espera de que se celebre una audiencia -el próximo 11 de marzo- en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre este proyecto de ley con el fin de disipar los temores que pueda haber acerca de su eventual impacto sobre la libertad de expresión.

La visita del presidente del Congreso a EE.UU. comenzó a mediados de semana en Miami, donde fue a la Universidad a cuyo hospital son trasladados niños peruanos con problemas de médula ósea y tuvo conocimiento de una iniciativa por la cual más de cien profesionales médicos viajarán el 9 de agosto a la región amazónica.

Ya en Washington, Isla fue recibido por la secretaria de Estado adjunta de EE.UU. para Latinoamérica, Roberta Jacobson, con quien dialogó, en especial, sobre los programas de intercambio de estudiantes.

Ambas partes acordaron trabajar conjuntamente para que EE.UU. apoye la iniciativa peruana "Beca 18" a través del programa estadounidense "La Fuerza de 100.000 en las Américas" que busca fortalecer los intercambios estudiantiles con países como Perú, particularmente para jóvenes de escasos recursos.

"Se trata de un programa de vital importancia para que quienes tienen las condiciones y las ambiciones, pero no los medios económicos, puedan estudiar no sólo en el país, sino fuera", comentó Isla en referencia a "Beca 18".

"Tenemos la firme intención de que los nuestros vengan acá (a EE.UU.). Es un programa al que el presidente (Ollanta) Humala le dedica mucha atención. Estos jóvenes, después de salir a prepararse y a conocer el mundo, cuando regresen van a ser la garantía de la continuidad de un país en crecimiento y desarrollo", apuntó Isla.

El presidente del Congreso también conversó con directivos del sector empresarial en el Consejo de las Américas.

"Señalé el respeto de este Gobierno a la institucionalidad democrática, a los derechos humanos y la apertura para la inversión, con absoluto respeto por reglas del juego claras, con seguridad jurídica".

"Sólo ponemos una condición, dentro de esta nueva relación con las actividades extractivas: que aquellos que quieran invertir en nuestro país respeten los parámetros medioambientales. Y lo único que pedimos es que realicen sus actividades como lo harían en su propio país. Estaremos atentos a ello", advirtió.