La Policía ecuatoriana se incautó de unos 400 kilos de cocaína en 2012 en el antiguo aeropuerto de Quito, ya clausurado, según informó hoy ese cuerpo, que detalló las últimas detenciones de correos de la droga antes del cierre de sus puertas.

Los últimos detenidos fueron los identificados como Manuel Calva, ecuatoriano, de 39 años, y Sergio Vezzoli, de 26 años, italiano que supuestamente habían ingerido envolturas de látex con cocaína con un peso total de casi 1,5 kilogramos, y querían viajar a España.

Asó lo dijo en una rueda de prensa el coronel José Hernán Ortiz Paredes, jefe antinarcóticos de la provincia de Pichincha, donde está Quito.

La policía también detuvo al estadounidense identificado como Gene Delaplain, de 64 años, quien supuestamente llevaba 6,8 kilogramos de cocaína camuflados en una maleta, con destino a Canadá.

"El año anterior se incautaron aproximadamente 400 kilos de cocaína en el aeropuerto Mariscal Sucre", dijo Ortiz.

El jefe policial explicó que el nuevo aeropuerto, situado en el sector de Tababela, a unos 18 kilómetros del centro de la capital, cuenta con mayores medidas de seguridad para la detección de droga.

"Incrementamos la logística en el aeropuerto, con escaneo corporal, los perros y más unidades de inteligencia", aseveró Ortiz, quien dijo que hasta ahora no hubo detenciones en las nuevas instalaciones, inauguradas la semana pasada.

Además, en otros operativos recientes la policía interceptó unos 2,4 kilogramos de cocaína en paquetes que se iban a enviar a España por correo en maletines, bolsas de galletas y de dulces, en el doble fondo de aparatos de masaje e impregnada en prendas de vestir.