El gobernante Partido Laborista Democrático (DLP, por su sigla en inglés) ganó las elecciones generales en Barbados, al obtener, según datos preliminares, 16 de los 30 escaños parlamentarios en juego, informó hoy el Gobierno.

El primer ministro, Freundel Stuart, de 61 años, anunció la victoria de su partido, que le confiere un nuevo mandato de cinco años, durante el cual, según dijo, continuará con sus "políticas y programas" en unas circunstancias económicas difíciles, con "la peor crisis que el mundo ha visto en un siglo".

El principal partido de la oposición, el Partido Laborista de Barbados (BLP), que era el favorito en los sondeos de opinión, obtuvo 14 de los puestos en juego.

En los comicios de 2008, el DLP obtuvo 20 escaños.

"Celebramos esta victoria gracias a la confianza depositada en nosotros por la gente común y a una organización que ha tocado durante los últimos cinco años la vida de la población", señaló el primer ministro.

Los militantes y simpatizantes del DLP festejaron el triunfo electoral en diferentes partes del país desde el mismo momento en que se conoció que el empate entre ambos partidos a 15 escaños cada uno se había roto con el resultado logrado en el distrito electoral de St. Phillip South.

Allí, Adriel Brathwaite, del DPL, renovó su puesto parlamentario por poco más de 400 votos de diferencia.

El líder del BLP, Owen Arthur, reconoció la derrota de su partido, al que un sondeo publicado el pasado miércoles por los Servicios de Investigación de Desarrollo del Caribe (CADRES), con sede en Barbados, le daba entre 17 y 20 escaños.

"El pueblo ha hablado y aceptamos la voluntad de la gente", señaló Arthur, de 63 años y de profesión economista, quien, con anterioridad a las elecciones generales de 2008, había dirigido los destinos del país antillano durante 14 años.

Arthur ganó cómodamente un escaño en el nuevo parlamento.

De haber ganado el BLP la elecciones parlamentarias, sería la primera vez desde la independencia del Reino Unido en 1966 que un Gobierno de la isla no logra revalidar su segundo mandato consecutivo.

Según el principal partido opositor, Stuart es el responsable del alto coste de la vida en el país y de "fracasar" en el compromiso adquirido en las pasadas elecciones de reducir la pobreza en la nación caribeña.

La isla caribeña de Barbados, cuyo idioma oficial es el inglés, cuenta con una población cercana a los 300.000 habitantes, de los que el 80 % son negros, el 4 % blancos y el 16 % restante está compuesto por otros grupos étnicos como asiáticos y mestizos.

En esta nación insular, excolonia británica, el jefe de Estado es la reina Isabel II, representada por un gobernador general. El poder ejecutivo recae en el primer ministro, que es el líder del partido político con más asientos en el Parlamento.