Cientos de venezolanos realizaron el viernes una vigilia y oraron por la recuperación del presidente Hugo Chávez, que permanece en un hospital recibiendo tratamiento tras sufrir complicaciones luego de una delicada intervención quirúrgica contra el cáncer, a la que se sometió en diciembre.

Los partidarios del presidente se congregaron durante la puesta del sol el viernes frente a una gran escalera que da paso al parque capitalino de El Calvario, en una colina cercana al palacio de gobierno. Encendieron velas y entonaron el himno nacional de Venezuela, junto a una grabación de la voz de Chávez, conocido por su afición a cantar en público.

Algunos enjugaron sus lágrimas, mientras otros cerraron los ojos y rezaban. Varios dijeron que se sentían tristes, pero aun así tienen la esperanza de que Chávez sea capaz de sortear la enfermedad.

"Estamos orando por el presidente, que salga de todo esto", dijo a la AP Ana Pérez, una costurera de 54 años, que sostenía una vela en la escalera y protegía su llama del viento con un trozo de papel.

Sus ojos se llenaron de lágrimas cuando habló de Chávez. "Presidente como este no hay más. Es único", expresó Pérez, limpiándose su mejilla húmeda.

"El va a salir de todo esto, y se va a curar", agregó. "Ha sobrevivido muchas cosas difíciles. El es fuerte".

Un grupo de indígenas vestidos con sus coloridos atuendos tradicionales y adornos de plumas en sus cabezas bailaron alrededor de una fogata en la base de la escalera. Algunos soplaban una concha de caracol, en tanto, que otros sacudían maracas entre otros instrumentos musicales ancestrales al bailar alrededor de las llamas.

Chávez no ha sido visto desde que regresó a Venezuela el 18 de febrero, procedente de Cuba, donde durante 10 semanas se estuvo recuperando y luchando contra complicaciones después de su última cirugía de cáncer el 11 de diciembre.

El gobernante, de 58 años, se encuentra recluido en el hospital militar de Caracas, donde se informó que seguirá su tratamiento. Según los reportes médicos más recientes, el presidente sigue afectado por "la insuficiencia respiratoria surgida en el curso del postoperatorio" y está respirando a través de una "cánula traqueal" que le está dificultando el habla temporalmente.

El gobierno no ha dado detalles sobre el tratamiento que Chávez está recibiendo, y no ha revelado el tipo o la ubicación exacta de los tumores que se han removido de su región pélvica.

Los funcionarios venezolanos dicen que Chávez todavía es capaz de escribir, comunicarse con funcionarios del gobierno y firmar documentos.

El canciller Elías Jaua el viernes leyó una larga carta de Chávez durante una de las sesiones de la III Cumbre de los miembros del bloque Africa-América del Sur (ASA), que se realiza en Malabo, Guinea Ecuatorial.

En la carta, que constó de cerca de 1.500 palabras, Chávez dijo que lamentaba no haber podido asistir a la reunión; denunció la intervención militar de las potencias occidentales en Africa, y reiteró sus críticas a la intervención militar de la OTAN en Libia en 2011, cuando su aliado Moamar Gadafi fue derrocado y asesinado.

Los encuentros para orar por Chávez esta semana han incluido una ceremonia donde los chamanes indígenas realizaron ritos de sanación el jueves. A esa reunión asistió la activista indígena guatemalteca Rigoberta Menchú.

Menchú, quien recibió en 1992 el Premio Nobel de la Paz, dijo que había llegado a Venezuela "como uno de los guías espirituales mayas, que tenemos la suerte de manejar la grandeza de nuestros ancestros, que es la medicina ancestral".

"Estoy completamente segura que el presidente Hugo Chávez ya recibió las energías cósmicas, ya recibió la fuerza de nuestra Madre Tierra... por lo tanto, él va a vencer grandes obstáculos, pequeños obstáculos", dijo Menchú el viernes en un acto televisado donde habló junto al vicepresidente Nicolás Maduro.

En cuanto a Chávez, dijo que "tiene que tener reposo suficiente para que recupere lo más pronto posible la fuerza de sus energías vitales".