Al menos tres soldados han resultado heridos hoy en el ataque a un helicóptero militar que pretendía evacuar los cuerpos de ocho militares muertos ayer en dos atentados perpetrados por rebeldes en la región indonesia de Papúa.

Los ocupantes del helicóptero se vieron obligados a abortar la operación después de que varios pistoleros sin identificar disparasen a la nave, según el diario "The Jakarta Globe".

Tres miembros de la tripulación resultaron heridos y fueron trasladados al hospital tras aterrizar en la ciudad de Mulia.

Los ocho soldados cuyos restos iban a ser evacuados fallecieron ayer en dos ataques perpetrados por un grupo de rebeldes en las localidades de Sinak y Puncak Jaya, ambas situadas en Papúa, una región que vive un conflicto separatista desde hace 50 años.

Alrededor de 30.000 soldados indonesios están desplegados en Papúa para combatir el movimiento separatista que se formó después de que Holanda se retirara del territorio, en 1961, e Indonesia tomara el control, en 1963.

La región cuenta con un estatuto autonómico especial desde 2001, aunque parte de la población papuana sigue exigiendo la independencia de Yakarta y el Comité Nacional de Papúa Occidental reclama la celebración de un referéndum de autodeterminación.