El base francés Tony Parker confirmó que se encuentra en un gran momento de juego y volvió a ser el líder que guió a los Spurs de San Antonio al triunfo a domicilio por paliza de 90-116 ante Los Ángeles Clippers.

Parker lideró una vez más el ataque de los Spurs al conseguir 31 puntos, siete asistencias y capturó dos rebotes que dejaron a los Spurs (44-12) con la quinta victoria consecutiva y la mejor marca de la liga.

El partido, que comenzó con un minuto de silencio en memoria del dueño de Los Ángeles Lakers, Jerry Buss, que falleció el pasado lunes a la edad de 80 años, también estuvo presenciado por el vicecomisionado de la NBA Adam Silver, que a partir del 1 de febrero del 2014 sustituirá al comisionado David Stern, que se retira tras 30 años de mandato.

Parker recibió la ayuda del escolta Danny Green al aportar 15 puntos y siete asistencias, mientras que el escolta argentino Manu Ginóbili y el ala-pívot brasileño Tiago Splitter anotaron 10 tantos cada uno.

Ginóbili jugó sólo 17 minutos como reserva y anotó 3 de 5 tiros de campo, incluido un intento de triple, y 3 de 4 desde la línea de personal, capturó tres rebotes y dio dos asistencias.

Splitter jugó 21 minutos en los que anotó 3 de 4 tiros de campo y estuvo perfecto (4-4) desde la línea de personal, capturó cuatro rebotes, dio dos asistencias y puso dos tapones.

El equipo de San Antonio llegó al cuarto periodo con 28 puntos de ventaja y el entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, decidió sentar a Parker en el banquillo y los seguidores de los Clippers comenzaron a abandonar el campo para no ver hasta el final la peor derrota que sufrió su equipo en lo que va de temporada.

Los Spurs llegaron al descanso con la ventaja parcial de 43-58 y un 63 por ciento de acierto en los tiros de campo y Parker ya había anotado 17 puntos.

El alero Matt Barnes consiguió 18 puntos y seis rebotes, mientras que el ala-pívot Blake Griffin aportó 17 tantos y capturó ocho balones bajo los aros.

El escolta Jamal Crawford encestó 15 puntos y no pudo evitar la derrota que les costó a los Clippers (39-18) romper racha de cuatro triunfos consecutivos.

El base Chris Paul, ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) del Partido de las Estrellas, disputado el pasado domingo en Houston, ante los Spurs sólo pudo anotar cuatro tantos, falló 5 de 6 tiros de campo, y repartió tres asistencias.

El pobre juego realizado por los Clippers hizo que el mayor entretenimiento de la noche para los aficionados fuera la canasta que anotó desde la mitad del campo un concursante que le hizo merecedor a ganarse un coche nuevo.