El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, defenderá los progresos del país en el tema de derechos humanos, durante la sesión inaugural del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas el próximo lunes en Ginebra, así como en el Examen Periódico Universal (EPU) que celebrará ese órgano el 23 de abril.

El vicepresidente confirmó hoy su presencia en estos dos actos a través de una carta abierta enviada a los medios en la que defendió los avances de Colombia al tiempo que reconoció que el país está todavía "en deuda" en materia de impunidad y desigualdad.

Garzón dijo que el próximo 25 de febrero estará acompañado por una "delegación de funcionarias" que participarán en las sesiones de alto nivel en las que se preparará la agenda que deberá seguir Colombia en 2015 para ajustarse a los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Después, el 23 de abril, Garzón representará al Gobierno colombiano en el EPU, que hacen voluntariamente todos los países cada cuatro años.

El vicepresidente, que optó a la dirección de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el año pasado, se comprometió a responder sobre los progresos en la integración de las etnias, la protección de los activistas y la respuesta a los ataques, secuestros, reclutamientos y ubicación de minas antipersonal que se dan en el marco del conflicto armado.

"En esa oportunidad estaremos prestos a responder todas la preguntas de la comunidad internacional y de la sociedad civil", dijo sobre recomendaciones e iniciativas, incluida la gran carta del Gobierno en el EPU: el proceso de paz que negocia con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Cuba.

Garzón destacó también que el Estado investiga y sanciona a los funcionarios vinculados con el narcotráfico, los grupos paramilitares o con violaciones a los derechos humanos, aunque admitió que la impunidad persiste.

"Por mucho que falte, hemos avanzado en nuestro propósito de consolidar una democracia más participativa con un mayor ejercicio de los derechos humanos por parte de la población", dijo.

Los países que analicen la situación de Colombia tendrán en cuenta el informe del Gobierno, otro de recomendaciones de la ONU para Colombia y un tercero elaborado por unas 500 organizaciones de la sociedad civil.

El diario colombiano El Tiempo publicó el domingo pasado las principales consideraciones del informe de las organizaciones no gubernamentales (ONG) y estableció que valorarán positivamente el esfuerzo de aplicación de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, en vigor desde 2012.

Sin embargo, destacarán los desafíos en temas como las ejecuciones extrajudiciales de civiles por parte de militares a cambio de beneficios -práctica conocida en Colombia como "falsos positivos"-, así como en el combate a los paramilitares desmovilizados y que se reagruparon en las llamadas "bandas criminales".

El representante de la Oficina de la Representante de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, Todd Howland, presentará mañana en Bogotá su informe anual.

El EPU al que se sometió Colombia en 2008 dejó 139 recomendaciones, cuyo cumplimiento será también examinado.