La Asamblea General de las Naciones Unidas decidió el jueves realizar una sesión especial el próximo año a fin de evaluar la aplicación de un plan que los líderes mundiales adoptaron hace casi dos décadas con el objeto de desacelerar la explosión demográfica mundial.

Los 193 miembros de la Asamblea General adoptaron una resolución por consenso, para exhortar a los jefes de estado y de gobierno a que participen en la cita del 22 de septiembre en el 2014. Será la conmemoración del vigésimo aniversario de la conferencia sobre población de la ONU en El Cairo cuando unos 180 países adoptaron un plan que se concentrara en el control de la natalidad, desarrollo económico y en darles a las mujeres un mayor poder sobre sus propias vidas.

Desde la conferencia de El Cairo en 1994, la población mundial ha crecido de los 5.700 millones a los 7.000 millones de habitantes.

El director ejecutivo del Fondo de Población de la ONU, Babatunde Osotimehin, dijo el mes pasado que la población mundial aumentará dentro de una década en 1.000 millones de habitantes, que requerirán mayores recursos del planeta.

La embajadora alterna de Kenia ante la ONU, Koki Muli, cuyo país encabezó la aprobación de la resolución, dijo que el plan de acción con visión del futuro que fue adoptado en El Cairo en 1994 sirvió de base para la conferencia de la ONU sobre la mujer en Beijing en 1995 y mantiene su importancia actual. Señaló que no se elaborará un documento final para la sesión del 2014, una medida que evitará negociaciones contenciosas sobre asunto tales como derechos sobre reproducción para las mujeres, educación sexual, aborto y planificación familiar.

La conferencia del Cairo cambió la concentración del Fondo de Población de la ONU de objetivos numéricos al fomento de opciones para las mujeres y los hombres, el respaldo al desarrollo económico y la educación para las niñas. El cambio se basó en la información de que las mujeres educadas tienen familias menos numerosas.

Osotimehin instó el mes pasado a que los gobiernos hagan más para asegurar que las mujeres tengan acceso a la planificación familiar y para que las niñas reciban una "amplia educación sexual".

La conferencia del Cairo reconoció por primera vez la necesidad de una amplia proyección para controlar el rápido crecimiento demográfico y quebró el tabú sobre la discusión sobre sexualidad, comportamiento sexual de los adolescentes y la preocupación real de las mujeres y las familias.