Los sindicatos belgas han convocado para hoy una nueva jornada de huelga para protestar contra los recortes salariales y del poder adquisitivo, en la que esperan que más de 15.000 personas acudan a una gran manifestación por las calles de Bruselas.

"Por el poder adquisitivo, contra la congelación de salarios, por el mantenimiento íntegro del índice (que liga el montante de los salarios a la subida o bajada de los precios) y por una fiscalidad más justa y más progresiva", es el lema de la manifestación, que arrancará a las 10.00 GMT desde la estación del Norte de la capital.

Esta huelga contra los recortes es la segunda que se produce en Bélgica este mes, ya que el pasado día 8 miles de funcionarios federales se sumaron a paros generales y salieron a manifestarse en contra de la disminución de efectivos y de los medios atribuidos a los servicios públicos del país.

Por el momento, la huelga se ha dejado sentir especialmente en los transportes públicos de la región de Bruselas y en la de Valonia (sur del país), en tanto que los trenes no se están viendo afectados.

En la capital, el metro y los tranvías circulan casi con normalidad pero los autobuses sí están registrando problemas.

La Policía informa a través de su página web sobre las incidencias del tráfico en las carreteras de que espera graves problemas de circulación en la capital a lo largo de la mañana debido al paso de los manifestantes, por lo que recomienda "evitar trasladarse al centro en coche".

La red de autobuses valones está prácticamente detenida en torno a ciudades principales como Mons, en tanto que en otras zonas del sur del país está circulando uno de cada tres autobuses.

En el plano político, el Partido Socialista francófono (PS, en el poder) y los socialistas (SP.A) pidieron "más honestidad a los sindicatos" y que reconozcan las acciones de "resistencia" a efectuar más recortes que está llevando a cabo el Gobierno de Elio Di Rupo.

"El PS está evitando que el Gobierno cambie de rumbo hacia una dirección equivocada. Hemos dicho 'no' a los que quieren retrasar la edad de jubilación o cuestionar el índice", indicó el presidente de esa formación política, Paul Magnette, al diario SudPresse.

En su opinión, es "deshonesto" afirmar que el Gobierno "truca" el índice cuando, a su juicio, lo ha actualizado para "reflejar más correctamente la evolución del nivel de vida".

"Gracias al PS, hacemos pagar más a los ricos y no conocemos las catástrofes vividas en España, en Italia, etcétera. Todos esos países que han seguido las recetas de la derecha", indicó.

Por su parte, el presidente del SP.A, Bruno Tobback, afirmó que "siempre hemos dicho (a los sindicatos) que deben explicar a sus miembros el débil margen de negociación sobre las subidas suplementarias de los salarios, pero no tengo la impresión de que lo hayan hecho".

El Parlamento belga aprobó este mes un presupuesto general para 2013 que incluye recortes para controlar el déficit del país, que aún deberá ahorrar 3.000 millones de euros para cumplir con el objetivo de mantenerlo en el 2,15 % este año.