Los siete franceses secuestrados el pasado martes en el norte de Camerún han sido encontrados en libertad sanos y salvos por las autoridades de Nigeria, según fuentes militares nigerianas citadas por los medios galos.

El ministro delegado de Antiguos Combatientes de Francia, Kader Arif, confirmó esa información durante una sesión parlamentaria en la Asamblea Nacional, aunque poco después rectificó y señaló que "por el momento (...) no hay confirmación oficial".

Se trata de una familia compuesta por tres adultos y cuatro niños de entre cinco y doce años, que fue secuestrada el pasado martes al parecer por el grupo radical islámico Boko Haram o su filial Ansaru, aunque nadie había reivindicado el secuestro.

Según medios de comunicación galos que citan a fuentes militares nigerianas, los cautivos han aparecido "en una casa" en la localidad de Dikwa, a un centenar de kilómetros de la frontera camerunesa.

Las autoridades francesas suponían que la familia, que trabajaba en la capital camerunesa para la empresa energética GFD Suez, había sido trasladada a Nigeria tras ser secuestrada cuando visitaba un parque natural en el norte de Camerún.

Aún hay otros ocho ciudadanos franceses secuestrados en diferentes puntos del desierto del Sahel.