Deshidratado y delgado, un pingüino emperador fue encontrado varado en una playa de Nueva Zelanda, a más de 1.600 kilómetros (1.000 millas) de su hábitat en las islas subantárticas.

Unos excursionistas hallaron el pingüino el domingo y fue llevado al Zoológico de Wellington para su atención. El personal del parque animal dijo que el ave sigue en condición crítica, con desnutrición y falla renal, pero que mejora cada día.

La llegada del pingüino revivió recuerdos de otro pingüino emperador apodado Happy Feet, que llegó en 2011 y cuya recuperación en el zoológico cautivó los corazones de muchos, antes de ser liberado en el mar.

Los pingüinos emperador tienen una cresta amarilla, comen kril y calamar y generalmente viven en y alrededor de la Isla de Macquarie, ubicada aproximadamente entre Nueva Zelanda y la Antártida. Sólo se han detectado cuatro en la Isla Norte en los últimos 100 años.

Jenny Boyne, quien vive cerca de la playa Tora, donde fue hallado el pingüino, dijo que ella lo llevó en automóvil al zoológico en una caja de madera, a sugerencia del personal del parque.

"Se sentó como un pequeño cordero tranquilo", comentó.

El ave marina se puso de pie en un par de ocasiones y emitió un sonido, pero en general permaneció en calma durante el viaje de dos horas, dijo Boyne, quien encendió el aire acondicionado del auto y roció con agua al animal como se lo instruyeron los veterinarios del zoológico, para mantenerlo fresco.

Lisa Argilla, administradora veterinaria del zoológico, afirmó que el pingüino pesaba aproximadamente 2,7 kilogramos (seis libras) cuando llegó. Dijo que ha ganado algo de peso desde entonces, pero que sigue muy bajo.

Agregó que estaba deshidratado y que personal del hospital animal mantiene al ave con administración intravenosa de fluidos.

Argilla dijo que el pingüino trato de mordisquearla en algunas ocasiones pero que no tenía suficiente fuerza. Agregó que tendrá más confianza sobre su prognosis si es que recupera la fuerza para permanecer de pie adecuadamente.

El pingüino tiene aproximadamente un año de edad, mide 50 centímetros (20 pulgadas) de largo, informó Argilla. No se ha determinado su sexo.

Los pingüinos emperador pueden alcanzar unos 75 cm (30 pulgadas) y pesar 5,5 kg (12 libras). Son considerados una especie amenazada, pero no en peligro de extinción.