Autoridades de Guatemala informaron el jueves que investigan si el narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán pudo haber muerto en un enfrentamiento entre miembros del crimen organizado en la zona fronteriza con México.

El vocero del gobierno de Guatemala, Francisco Cuevas, dijo a la televisión local que en la zona norte del departamento de Petén se registró un choque armado entre dos grupos de narcotraficantes en el que murieron al menos dos personas, a las que se les han tomado fotografías y huellas dactilares para determinar su identidad y esclarecer si uno sería el capo mexicano más buscado.

"Tenemos que esperar toda la información técnica para poder determinar si en efecto uno de los muertos es Joaquín 'El Chapo' Guzmán", dijo el portavoz en Guatevisión.

El funcionario no dijo a la televisora local por qué piensan que podría ser el narcotraficante mexicano, pero Carla Herrera, vocera del ministerio de Gobernación, dijo a The Associated Press que una de las víctimas tiene parecido físico con "El Chapo".

Herrera comentó que han solicitado al gobierno de México el envío de las huellas de "El Chapo" además de la presencia de investigadores mexicanos para que ayuden con la identificación del cadáver.

En México, el presidente Enrique Peña Nieto dijo la noche del jueves que no tenía información sobre la posible identidad.

"No he podido confirmar, todavía no tengo ninguna información que confirme tal hecho", dijo el mandatario mexicano a periodistas.

El portavoz guatemalteco dijo que los cuerpos encontrados en el Petén estaban dentro de un vehículo y en las inmediaciones hallaron armamento. Cuevas no mencionó qué grupos del narcotráfico se habrían enfrentado.

Petén se localiza en una zona selvática aislada, donde en 2011 fueron asesinadas 27 personas en un hecho atribuido a Los Zetas, un cartel mexicano el narcotráfico.

El cartel de Sinaloa y Los Zetas son considerados los dos mayores grupos del narcotráfico mexicano que han extendido sus operaciones hasta Centroamérica, incluida Guatemala.

Guzmán, considerado el líder del cartel de Sinaloa, se mantiene prófugo desde 2001, cuando se evadió de un penal de máxima seguridad del oeste de México. Las autoridades mexicanas ofrecen una recompensa de hasta 30 millones de pesos (unos 2,3 millones de dólares) por su captura, mientras que Estados Unidos ha ofrecido cinco millones de dólares.

En Chicago, "El Chapo" fue declarado hace unos días como el "Enemigo Público Número Uno", una etiqueta que fue creada para Al Capone durante la época de la prohibición del alcohol en la década de 1930.

En México, el responsable federal en materia de seguridad dijo la semana pasada que la captura de "El Chapo" es el principal objetivo del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Autoridades estadounidenses han señalado que ningún otro cartel tiene las redes internacionales de distribución de cocaína con que cuenta el de Sinaloa, que también tiene presencia en el negocio ilegal de la producción de metanfetaminas.

En los últimos años, "El Chapo" ha aparecido en la lista de la revista Forbes entre los multimillonarios del mundo y la revista también lo ha incluido en la lista de personas más poderosas del orbe.