La empresa Abengoa Perú S.A., filial de la española Abengoa, se adjudicó hoy la concesión del proyecto "Línea de Transmisión 220 kV Machu Picchu-Quencoro-Onocora-Tintaya y Subestaciones Asociadas", en la región Cuzco, con una oferta de 114.262.782 dólares como monto de inversión y 2.500.000 como costo de operación y mantenimiento anual.

El resultado de la concesión fue anunciado hoy por la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (Proinversión), que señaló en un comunicado que el proceso tenía como factor de competencia el valor del costo de servicio total de la línea, constituido por el costo de inversión más el costo de operación y mantenimiento anual.

El organismo aseguró que el monto ofrecido por Abengoa Perú S.A. "es altamente competitivo" y significa una reducción en inversión y gastos de operación y mantenimiento, en relación a los montos máximos establecidos en el concurso, de aproximadamente un 40 %, lo que permitirá tarifas menores para el transporte de energía a la red nacional.

El proyecto, encargado por el Ministerio de Energía y Minas, comprende un tramo de 153 kilómetros de 220 kV (kilovoltios) desde la hidroeléctrica de Machu Picchu a Quencoro, con un circuito y 300 MVA (megavoltiamperios) de capacidad.

También comprende el tramo de 220 kV que une las subestaciones de Quencoro y Onocora, de aproximadamente 116 kilómetros, un circuito y una capacidad de 300 MVA, además del tramo en 220 kV Onocora-Tintaya de aproximadamente 84,9 kilómetros, y dos circuitos, con una capacidad de 300 MVA, cada uno.

La inversión también permitirá ampliar las subestaciones Suriray (Machu Picchu), Quencoro Existente y Tintaya Nueva, y construir las nuevas subestaciones de Quencoro y Onocora.

"La concesión de esta línea tiene como objetivo completar el acondicionamiento del Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (SEIN), servirlo de energía, lo cual beneficiará a todo el país y estabilizará el sistema de energía en la zona sureste de Perú", destacó Proinversión.

La construcción del proyecto, que contribuirá también a resolver los problemas de sobrecarga, inestabilidad y congestión del transporte de energía eléctrica en esa zona del país, tendrá un plazo máximo de 38 meses desde la suscripción del contrato, cuya concesión es de 30 años.