Un automóvil cargado de explosivos sacudió el jueves el centro de Damasco, al estallar cerca de la sede del gobernante Partido Árabe Socialista Baath (Renacimiento) y de la embajada rusa, dejando varios vehículos destruidos o en llamas en una avenida principal y al menos cuatro muertos en un parque cercano, según testigos y activistas de oposición.

La televisión estatal siria también reportó el estallido en el céntrico barrio de Mazraa, calificándolo como "un ataque terrorista" contra una zona muy poblada, cerca de una mezquita, un hospital, una estación de autobuses y una escuela. Reportó que entre los heridos había cuatro niños.

La agencia estatal de noticias publicó fotos de dos cadáveres tendidos en la calle.

La televisora progubernamental al-Ikhbariya mostró imágenes de lo que parecían ser por lo menos cuatro cadáveres sobre el suelo y autos incendiados. Las imágenes mostraron bomberos intentando apagar los autos y cadáveres sobre el césped de un jardín público, algunos desmembrados.

Testigos en el lugar de los hechos dijeron que el coche bomba estalló en un retén entre la embajada de Rusia y las oficinas centrales del partido Baath, al que pertenece el presidente Bashar Assad.

"Fue enorme, todo en el negocio se desordenó", dijo un residente local, quien pidió no ser identificado por temor a represalias por hablar con la prensa extranjera.

Llegaron ambulancias rápidamente al lugar de la detonación, la cual rompió ventanas y envió al cielo una columna de humo visible desde gran parte de la ciudad, afirmaron testigos.