El Parlamento de Bulgaria tiene previsto hoy aceptar la dimisión en bloque del Gobierno liderado el populista Boiko Borisov, presentada tras días de manifestaciones ciudadanas contra los altos precios energéticos, las empresas monopolistas y un sistema político marcado por la corrupción.

La moción cuenta con el apoyo de al menos 194 de los 240 miembros de la Cámara y la sesión comenzará a partir de las 09.00 hora local (07.00 GMT).

La renuncia del Gobierno ha sorprendido a todos en Bulgaria, ya que el propio Borisov la había descartado 24 horas antes de presentarla.

No sólo los 117 diputados del gobernante partido GERB apoyarán la moción, sino también el principal partido de la oposición, los socialistas, y el partido de la minoría turca en Bulgaria.

Termina así la aventura política del polémico Borisov, un exkarateca y guardaespaldas, conocido como "Batman".

Aprobada la moción, el presidente búlgaro, Rosen Plevneliev, deberá encargar la formación de un nuevo ejecutivo, primero al GERB, luego a los socialistas y al final a cualquier otro partido del Parlamento.

Tras el previsible fracaso de estos intentos (de un máximo de siete días cada uno), el presidente disolverá la Cámara, convocará elecciones y designará un Ejecutivo técnico interino encargado de preparar los comicios, que deben tener lugar dentro de dos meses.

Después de la dimisión anunciada por Borisov, que había puesto en marcha un severo programa de austeridad para estabilizar las cuentas públicas del país más pobre de la Unión Europea, las protestas populares continuaron ayer, aunque no se registraron enfrentamientos con las fuerzas del orden como en los anteriores días.