El activista indio Tushar Gandhi, nieto del líder independentista Mahatma Gandhi, pidió hoy el regreso al país del emblemático diamante Koh-i-Noor, un día después de que el primer ministro británico, David Cameron, advertiese de que el Reino Unido no lo devolverá.

"Las potencias coloniales deben arreglar la historia y al menos devolver los tesoros nacionales que se llevaron", señaló a Efe el nieto de una de las mayores autoridades morales del siglo XX.

"Hasta los nazis tuvieron que devolver lo que robaron a los judíos", agregó Gandhi, una de las voces más destacadas que piden en la India la devolución de la joya.

Cameron dijo ayer que Londres "no devolverá" el diamante a la India en respuesta a periodistas británicos que le acompañaban durante su visita al país asiático, confirmó hoy a Efe el portavoz de embajada del Reino Unido en Nueva Delhi, Marcus Winsley.

El Koh-i-Noor, que significa Montaña de Luz en urdu, es uno de los mayores diamantes pulidos del mundo y se encuentra en la actualidad engarzado en la corona de la reina Isabel, expuesta en la Torre de Londres.

Tras pertenecer a diferentes gobernantes indios, afganos e iraníes, la Compañía Británica de las Indias Orientales se hizo con la joya de 106 quilates en 1850.

Cuando la reina Victoria fue proclamada Emperatriz de la India en 1877, el diamante se convirtió en parte de las Joyas de la Corona Británica.

El país asiático ha pedido en diferentes ocasiones que el diamante -sobre el que existe una leyenda que dice que está maldito ya que la mayoría de los gobernantes que lo han poseído han encontrado un final trágico- sea devuelto mientras que el Reino Unido siempre se ha negado.

Cameron se convirtió ayer en el primer mandatario del Reino Unido en presentar sus condolencias por la matanza de 1919 en la ciudad india de Amritsar, donde soldados británicos mataron a casi 400 manifestantes indios e hirieron a unos 1000.

Sin embargo, el primer ministro no pidió perdón por los sucesos, destacó la prensa local.

"La actitud de Cameron es egoísta, solo presenta sus condolencias porque quiere hacer negocios con la India", afirmó Tushar Gandhi.

El mandatario finalizó ayer una visita de tres días a la excolonia con "la mayor delegación de negocios británica de la historia", con el objetivo de duplicar el comercio bilateral hasta los 35.000 millones de dólares en 2015.