Los demócratas quieren que la legislatura de Arizona revoque la ampliamente debatida ley de inmigración estatal, pero los líderes republicanos se oponen.

El senador estatal Steve Gallardo dijo el jueves que su proyecto para revocar la ley inmigratoria no ha logrado avanzar en el Senado. La representante Sally Ann Gonzáles dijo que su proyecto con el mismo propósito nunca fue asignado a un comité.

Legisladores demócratas dicen que el proyecto 1070 ante el Senado perjudica la reputación de Arizona y ahuyenta a los turistas. Dicen que la ley ha perjudicado la recuperación económica del estado.

Pero el representante John Kavanagh acusa a los demócratas de ser malos perdedores. Es uno de los líderes que promovieron la ley inmigratoria aprobada en el 2010.

Kavanagh afirma que la ley es una medida popular que contribuye a desalentar la inmigración sin autorización legal.

Los demócratas tienen poco poder en la legislatura de mayoría republicana.