El Ejército sudanés se retiró hoy de una zona de la conflictiva provincia del Nilo Azul, cuyo control recuperó hace solo dos días, tras un fuerte ataque de un grupo rebelde apoyado por soldados de Sudán del Sur.

El portavoz de las Fuerzas Armadas sudanesas, coronel Al Sauarme Jaled Saad, informó en un comunicado de que el ataque fue lanzado en el área de Mafu por combatientes del Movimiento Popular de Liberación de Sudán-Sector Norte (MPLS-N), tropas sursudanesas y "mercenarios blancos".

Las tropas sudanesas se vieron obligadas a replegarse a las aldeas de Deir Mansur y Al Karmak, que fue la principal base del MPLS-N, ante la superioridad numérica de los atacantes y la falta de munición.

Saad destacó que los soldados sudaneses combatieron durante tres horas e infligieron "numerosas bajas a los agresores", sin especificar una cifra exacta de víctimas.

Por su parte, el portavoz de los insurgentes, Arnu Niqotlu Loudi, anunció que sus combatientes lograron después de "una dura lucha de más de veinte horas" expulsar a las tropas sudanesas de Mafu.

Loudi apuntó que los rebeldes persiguieron a los soldados sudaneses durante 21 kilómetros hasta Al Karmak, donde ahora se libran enfrentamientos.

También reveló que la aviación sudanesa bombardea la zona, lo que ha causado un desplazamiento de habitantes locales, y que Al Karmak es defendida por la milicia progubernamental de los "yayauid", de la zona de Darfur.

Sin embargo, el portavoz del Ejército sudanés negó que se registren combates en los accesos de Al Karmak y que los rebeldes y las fuerzas que les apoyan se hayan aproximado a esa zona.

El pasado lunes, Saad anunció que el Ejército sudanés recuperó el control de Mafu que estaba en manos del MPLS-N, en una campaña que se saldó con la muerte de 66 rebeldes.

La provincia del Nilo Azul, fronteriza con Etiopía y Sudán del Sur, es escenario desde septiembre de 2011 de combates entre el Ejército sudanés y los rebeldes del MPLS-N, que formaban parte de las fuerzas sursudanesas durante la guerra civil.

Sudán del Sur se independizó de su vecino del norte en julio de 2011 y, desde entonces, los combates fronterizos entre ambos países han sido constantes y estuvieron a punto de desembocar en una guerra en abril del año pasado.