Varios de los miembros del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos están preocupados por los costos y riesgos del programa de estímulo monetario y quieren revisarlo en marzo, según mostraron hoy las actas de la Fed.

En su reunión más reciente, que concluyó el 30 de enero, algunos de los responsables de política monetaria de EE.UU. expresaron su percepción de que el programa de compra de activos por 85.000 millones de dólares mensuales está volviéndose arriesgado.

Una idea nueva que tiene el respaldo de "cierto número" de miembros del Comité, según las actas, es que la Reserva Federal prometa a los mercados que no venderá su enorme portafolio de bonos del Tesoro y títulos hipotecarios tan pronto como los mercados esperan que lo haga.

La Reserva Federal ha estado interviniendo vigorosamente en los mercados financieros desde fin de 2007, cuando Estados Unidos entró en la que sería su recesión económica más profunda y prolongada en casi ocho décadas.

Después de cuantiosas inyecciones de dinero en los mercados, en diciembre de 2008 la Reserva colocó por debajo del 0,25 por ciento la tasa de interés de referencia y ha prometido que la mantendrá allí hasta al menos mediados de 2015.

En otro esfuerzo por garantizar a los mercados que la inflación a largo plazo estará controlada, la Fed inició en 2011 compras de bonos del Tesoro, canjes de bonos de corto plazo por otros de más largo plazo, y la adquisición de títulos respaldados por hipotecas.

Este programa llega ahora a los 85.000 millones de dólares mensuales, y ante los indicios de que se está consolidando la reactivación económica de EE.UU. muchos analistas creen que la Reserva podría poner fin a su estímulo e iniciar la venta de portaflio pronto.

En la reunión de enero varios de los miembros del Comité indicaron que quizá el banco central debería iniciar la disminución, o aún poner fin, a las compras antes de que la tasa de desempleo esté por debajo del 6,5 por ciento, que es la línea estipulada por la Reserva.