El presidente Rafael Correa reiteró el miércoles sus críticas a la que califica de prensa corrupta con la cual, dijo, se mantendrán las tensiones más aún como presidente, cargo para el cual fue reelecto por abrumadora mayoría el domingo, según cómputos oficiales, y descartó que aspire a otra reelección en 2017.

En una reunión con corresponsales de la prensa extranjera, acreditados en Ecuador, declaró: "vamos a seguir, toda mi vida tendré tensión, más aún como presidente, con la corrupción y la mala fe, y con esa prensa corrupta seguiremos en tensión y qué lástima que haya tanta complicidad en la prensa para taparse ellos mismos sus cosas, porque se miente descaradamente y nadie dice (que) está mintiendo".

"Hay una complicidad hay un contubernio terrible", señaló, sin identificar a ningún medio.

Acerca del poder de los medios, Correa destacó que "muchas veces es superior al del estado y lo utilizan para perseguir a políticos honestos que no se han sometido al poder mediático", afirmó el mandatario.

Correa obtuvo un contunde triunfo electoral el domingo para un nuevo período de cuatro años, al lograr un 56,7% de la votación de acuerdo con un conteo rápido ejecutado por el Consejo Nacional Electoral, mientras que su principal rival, el ex banquero Guillermo Lasso, logró un 23,3%. Otros seis candidatos quedaron por debajo del 6%.

A ello se suma una aplastante victoria en la elección de la Asamblea Nacional, de 137 miembros, donde el partido de gobierno Alianza País logró un número cercano a los 100 legisladores.

Correa y la Asamblea inician el nuevo periodo el 24 de mayo.

Con la ahora mayoría absoluta en la Asamblea, Correa dijo que retomará la aprobación de una serie de leyes, entre ellas la relativa a los medios de comunicación, pendiente hace varios años, entre otros elementos porque fue bloqueada por la oposición.

"Ahora nos vamos a sentar a revisar esa ley (de comunicación), y pediremos exactamente lo que pedíamos antes de esta contundente victoria (del domingo): una prensa decente, una prensa ética, una prensa que informe, no que manipule, una prensa que comunique, no que haga politiquería", puntualizó.

Dijo que el gran debate ecuatoriano, latinoamericano y mundial es "si la prensa debe hacer política", y en caso de que la respuesta sea afirmativa, entonces que la prensa "asuma responsabilidades políticas, pero quieren hacer política sin asumir responsabilidad (queremos) una prensa sin censura previa, pero con responsabilidad ulterior", enfatizó.

Descartó que aspire a una nueva reelección al concluir el periodo el 24 de mayo de 2017.

"Yo no me lanzo (a la reelección) independientemente cuál sea el sistema", afirmó.

Correa también se refirió a la situación del presidente venezolano Hugo Chávez y a las próximas elecciones en Paraguay.

Expresó que este mediodía habló con el vicepresidente venezolano Nicolás Maduro a quien consultó la pertinencia de visitar a Chávez porque "sería mi deseo (visitarlo), pero en estas cosas hay que ser muy delicado porque muchas veces uno estorba en vez de apoyar". Anticipó que en los próximos días o semanas podría ir a Caracas.

Sobre las elecciones en Paraguay, Correa señaló que esperaba que "sea una fiesta, que sea transparente y luego de tener un gobierno legítimo a través de esas elecciones, porque el actual es ilegítimo y lo hemos dicho muy claro ... lo que pasó en Paraguay no fue en absoluto legal ni democrático, fue un golpe de estado disfrazado con legalismo". Fue una referencia a la destitución del presidente Fernando Lugo por parte del Senado, que entregó el poder al entonces vicepresidente Federico Franco.

Agregó el deseo de Ecuador de "normalizar las relaciones con Paraguay, país tan querido, y esperamos que vuelva a formar parte de los procesos integracionistas".