El Gobierno portugués anunció hoy que deberá modificar sus previsiones de recesión para este año y estima que la caída de la economía rondará en diciembre próximo el 2 %, el doble de lo calculado hasta ahora.

En una intervención en el Parlamento, el ministro de Finanzas luso, Vítor Gaspar, atribuyó esta modificación a la mala evolución de la actividad económica en el último trimestre de 2012, cuando la caída del PIB fue un 3,8 % interanual.

La nueva previsión del Gobierno iguala la anunciada en enero por el Banco de Portugal, del 1,9 %, y contrasta con los cálculos optimistas de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) que en mayo de 2011, cuando concedieron el rescate financiero al país, auguraron que en 2013 habría ya un crecimiento positivo del 0,3 %.